Noticias

Artículos más relevantes en nutrición y riesgo CV

Dr. Francisco Pérez Jiménez · Nutrición · 13/09/17

Artículos más relevantes en nutrición y riesgo CV

Central adiposity and the overweight risk paradox in aging: follow-up of 130,473 UK Biobank participants

Bowman K, Atkins JL, Delgado J, Kos K, Kuchel GA, Ble A et al. Am J Clin Nutr. 2017 Jul;106(1):130-135. doi:10.3945/ajcn.116.147157.

http://ajcn.nutrition.org/content/106/1/130.long

En la población anciana se da la paradoja de que la existencia de sobrepeso se asocia a una mortalidad similar o incluso inferior a los que tienen normopeso, valorado por el IMC (índice de masa corporal). Esto ha llevado a considerar que el sobrepeso protegería a los ancianos, cuando en parte es porque entre los que tienen normopeso hay más fumadores y más presencia de enfermedades crónicas que incrementan la mortalidad. En este estudio los autores, a partir de 130,473 ancianos “sanos” del biobanco del Reino Unido, encuentran otra explicación de la indicada paradoja. Observaron que la mortalidad fue igual entre los que tenían sobrepeso que entre los normopeso; sin embargo, entre estos últimos, los que tenían obesidad abdominal (mayor índice cintura/cadera) tuvieron más mortalidad y, además, el grupo de sobrepeso con obesidad abdominal también sufrió un mayor exceso de mortalidad, además de enfermedad coronaria. Por tanto, no parece que el sobrepeso proteja a los ancianos, sino que la obesidad abdominal que puede aumentar a lo largo de la vida, hace a los ancianos con “normopeso” más vulnerables y eso determina que en los estudios observacionales no se aprecien las diferencias con respecto a los que tienen sobrepeso, sin que este sea protector como se ha dicho.

Dietary Fats and Cardiovascular Disease: A Presidential Advisory From the American Heart Association

Sacks FM, Lichtenstein AH, Wu JHY, Appel LJ, Creager MA, Kris-Etherton PM, et al; American Heart Association. Circulation. 2017 Jul 18;136(3):e1-e23. doi: 10.1161/CIR.0000000000000510.

http://circ.ahajournals.org/content/136/3/e1.long

The American Heart Association (AHA), en el contexto de las discrepancias sobre el consumo de grasa y salud, publica sus consejos sobre nutrición y prevención cardiovascular. Dichos consejos contrastan claramente con los resultados del estudio recientemente publicado (Dehghan M, Mente A, Zhang X, Swaminathan S, Li W, Mohan V et al; Lancet. 2017 Aug 28. pii: S0140-6736(17)32252-3), en el que se minimiza la importancia de reducir el consumo de grasa saturada. La AHA está de acuerdo en que hay que reducir los hidratos de carbono, pero sus recomendaciones son rotundas a favor de la grasa insaturada. De hecho, sustituir la grasa saturada por poliinsaturado vegetal reduciría el riesgo cardiovascular un 30%, igual que lo hacen las estatinas. Pero, además, reconocen también el valor saludable de la grasa monoinsaturada y concluyen por recomendar, por su beneficio cardiovascular, la dieta mediterránea y la dieta DASH.

Associations of fats and carbohydrate intake with cardiovascular disease and mortality in 18 countries from five continents (PURE): a prospective cohort study

Dehghan M, Mente A, Zhang X, Swaminathan S, Li W, Mohan V et al; Prospective Urban Rural Epidemiology (PURE) study investigators. Lancet. 2017 Aug 28. pii: S0140-6736(17)32252-3. doi: 10.1016/S0140-6736(17)32252-3.

http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(17)32252-3/fulltext

Los autores analizan, en una gran población de 18 países de 5 continentes y 135.335 participantes, la asociación del consumo de hidratos de carbono y grasas con la mortalidad total y los eventos cardiovasculares principales. Los resultados más relevantes fueron que el consumo de hidratos de carbono se asoció a un incremento de mortalidad total, pero no se relacionó con el riesgo de enfermedad cardiovascular, mientras que la ingesta de grasa total, o de sus tipos, se asoció a un descenso de mortalidad total, sin relación con la enfermedad cardiovascular. Aparte del interés de reconocer el papel patógeno de los hidratos de carbono, este estudio es decepcionante. De una parte, no se analiza la capacidad patógena de la grasa trans, pero además analiza el efecto de los tipos de grasa, ignorando, por ejemplo, que en la dieta mediterránea la grasa monoinsaturada procede en el 90% del aceite de oliva, mientras que en los países anglosajones procede de productos animales. Y es que este enfoque epidemiológico ignora que el ser humano no consume grasa sino complejas mezclas de alimentos, por lo que lo importante es investigar cuál es el mejor patrón de alimentación saludable y no circunscribirse a nutrientes aislados.

Association of Changes in Diet Quality with Total and Cause-Specific Mortality

Sotos-Prieto M, Bhupathiraju SN, Mattei J, Fung TT, Li Y, Pan A, Willett WC, Rimm EB, Hu FB. N Engl J Med. 2017 Jul 13;377(2):143-153. doi:10.1056/NEJMoa1613502.

http://www.raolab.org/upfile/upfile/filet/Association%20of%20Changes%20in%20Diet%20Quality%20with%20Total%20and%20Cause-Specific%20Mortality_2017-07-13_16-49-16.pdf

Muchas publicaciones relacionan la mortalidad con nutrientes analizados de forma aislada, en especial tipos de grasa. Sin embargo, hay pocos que lo hagan con patrones globales de dieta, lo que le presta gran interés a este estudio, surgido de dos poblaciones claves para conocer la relación entre dieta y salud: Health Professionals Follow-up Study y Nurses’ Health Study. El estudio, con un seguimiento de 12 años, investiga el impacto de mejorar la dieta, utilizando la adherencia a tres patrones: una dieta saludable, según sus estudios previos, la dieta mediterránea y la dieta DASH. Entre sus resultados, los participantes con alta adherencia inicial a cualquiera de ellas, tuvieron menos mortalidad, pero lo interesante fue que los que mejoraron la dieta durante ese periodo redujeron su mortalidad con las tres dietas. La lección es muy importante porque nos enseña que personas con una dieta insana pueden mejorar su riesgo con una conducta saludable, o sea que nunca es tarde para hacer las cosas bien.

Obesity and microbiota: an example of an intricate relationship

Duranti S, Ferrario C, van Sinderen D, Ventura M, Turroni F. Genes Nutr. 2017 Jun 15;12:18. doi: 10.1186/s12263-017-0566-2.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5473000/pdf/12263_2017_Article_566.pdf

La obesidad es un problema muy complejo, relacionado con alteraciones genéticas, epigenéticas, neuroendocrinas y ambientales, incluido el estilo de vida inadecuado. Esta revisión es muy interesante porque discute el papel de la microbiota en este entrecruzamiento de factores patogénicos, dentro del nuevo paradigma de que la disbiosis intestinal puede ser un mecanismo causal y a su vez mediador de los otros factores patogénicos, entre otras cosas porque la microbiota de la obesidad aumenta la obtención de energía de los alimentos, comparada con la de las personas delgadas. Finalmente, la revisión se detiene en el papel actual y en las perspectivas de futuro del uso de prebióticos y probióticos. Actualmente ya existen microbios antiobesidad, algunos obtenidos de ingeniería genética, que en modelos animales y en estudios preclínicos en humanos han dado resultados esperanzadores y que pueden ser una herramienta futura de tremendo valor, para el tratamiento de lo que es un problema de salud y social.

The future of n-3 polyunsaturated fatty acid therapy

Davidson MH, Benes LB. The future of n-3 polyunsaturated fatty acid therapy. Curr Opin Lipidol. 2016 Dec;27(6):570-578

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27798489

El empleo de ácidos grasos omega 3 para la prevención cardiovascular de pacientes con alto riesgo, comenzó a perder interés con el empleo de dosis elevadas de estatinas. Sin embargo, existe un riesgo cardiovascular residual, en pacientes con hipertrigliceridemia, por un incremento de colesterol en las partículas ricas en triglicéridos (TRL). Esta revisión aborda el potencial beneficio de los suplementos de omega 3 EPA y DHA por su capacidad para reducir los niveles de dichas partículas, con un descenso de las partículas aterogénicas LDL pequeñas y densas. Esto suscita importantes expectativas futuras en el ensayo STRENGTH, en el que 13.000 participantes se han aleatorizado a recibir 4 gr de una preparación de EPA en pacientes con elevado riesgo cardiovascular y que tienen un incremento de triglicéridos asociados al descenso de HDL colesterol.

Coffee intake, cardiovascular disease and all-cause mortality: observational and Mendelian randomization analyses in 95 000-223 000 individuals

Nordestgaard AT, Nordestgaard BG. Coffee intake, cardiovascular disease and all-cause mortality: observational and Mendelian randomization analyses in 95 000-223 000 individuals. Int J Epidemiol. 2016 Dec 28. pii: dyw325

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28031317

Algunos estudios, no exentos de discusión, sugieren que el consumo habitual de café se asocia a un discreto descenso del riesgo cardiovascular y de la mortalidad por distintas causas. No se sabe si dicha asociación es por la existencia de mutaciones genéticas que, a la vez que favorecen la atracción por la cafeína, podrían también reducir el riesgo cardiovascular. Para clarificarlo los autores han completado un estudio sobre dos cohortes con 95 000 y 223 000 individuos, seguidas unos 6 años. Demuestran que el café protege de ambas variables con una distribución en U, siendo el riesgo menor con 2-3 cafés diarios. Además, comprobaron que dos alelos (rs4410790 + rs2470893) aumentan un 42% el consumo de cafeína, sin modificar el riesgo cardiovascular ni la mortalidad global, por lo que el beneficio de la cafeína es independiente de los genes que favorecen su consumo.

Dietary magnesium intake and the risk of cardiovascular disease, type 2 diabetes, and all-cause mortality: a dose-response meta-analysis of prospective cohort studies

Fang X, Wang K, Han D, He X, Wei J, Zhao L, et al. Dietary magnesium intake and the risk of cardiovascular disease, type 2 diabetes, and all-cause mortality: a dose-response meta-analysis of prospective cohort studies. BMC Med. 2016 Dec 8;14(1):210

https://bmcmedicine.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12916-016-0742-z

El magnesio es un elemento cuya ingesta es clave para el funcionamiento de todas nuestras células, con hasta un 15% de personas con niveles bajos. Existen inconsistencias sobre su relación con el riesgo de diabetes, enfermedad cardiovascular y mortalidad, debido a heterogeneidad de los estudios realizados. En este trabajo abordan este problema en un metaanálisis sobre 1 millón de participantes en 40 cohortes, seguidos entre 4 y 30 años. El incremento en la ingesta de magnesio se asoció a menor riesgo de ictus, insuficiencia cardiaca, diabetes y todas las causas de mortalidad, pero no de mortalidad cardiovascular ni coronaria. A pesar de su calidad metodológica hacen una crítica de las limitaciones propias de los estudios observacionales, insistiendo en la necesidad de realizar un gran ensayo clínico prospectivo para definitivamente confirmar esta hipótesis.

Trimethylamine N-Oxide and Mortality Risk in Patients with Peripheral Artery Disease

Senthong V, Wang Z, Fan Y, Wu Y, Hazen SL, Tang WH. Trimethylamine N-Oxide and Mortality Risk in Patients with Peripheral Artery Disease. J Am Heart Assoc. 2016Oct 19;5(10). pii: e004237

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5121520/

El microbioma intestinal se ha relacionado en el desarrollo de diabetes, obesidad, dislipemia y arteriosclerosis, existiendo pocos estudios en humanos. De ahí el gran interés de este trabajo en el que se investiga la capacidad predictiva de mortalidad, en pacientes con arteriosclerosis, de trimethylamine N-oxide (TMAO), metabolito generado en el intestino por acción de la microbiota a partir de la fosfatidil colina de alimentos, tales como los huevos y la carne roja y derivados. El trabajo, sobre una cohorte de 935 pacientes con arteriosclerosis periférica, demostró que sus niveles plasmáticos fueron potentes predictores de sufrir efectos adversos cardiovasculares mayores y de cualquier causa de muerte, estableciendo que la microbiota interacciona con los nutrientes y puede ser importante determinante de la presencia y gravedad de la enfermedad cardiovascular.

Dietary patterns and the risk of CVD and all-cause mortality in older Britishmen

Atkins JL, Whincup PH, Morris RW, Lennon LT, Papacosta O, Wannamethee SG. Dietary patterns and the risk of CVD and all-cause mortality in older Britishmen. Br J Nutr. 2016 Oct;116(7):1246-1255

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5053073/

La dieta es el principal factor de riesgo modificable para prevenir la enfermedad cardiovascular, pero no existen estudios sobre su importancia en persona mayores. Aquí abordan prospectivamente dicha asociación, en 3226 británicos de entre 60 y 79 años, sin enfermedad previa. Se centran en su modelo alimentario, en lugar de hacerlo en nutrientes o alimentos aislados e identifican tres modelos de dieta: alta grasa y baja en fibra, rica en azúcar y dieta prudente, basada en alimentos ricos en fibra, carne de pollo y aceite de oliva. La primera se asoció a mayor mortalidad global y la segunda a mayor enfermedad cardiovascular y coronaria. Concluyen que los ancianos también pueden beneficiarse de una dieta saludable, reduciendo su riesgo cardiovascular y de mortalidad de cualquier causa, evitando productos azucarados, alimentos ricos en grasa y pobres en fibra.

"4Doctors es un recurso indispensable para cualquier médico especialista"

— Dr. García Fernández   Cardiólogo especialista en imagen cardiaca