Parálisis facial periférica: un abordaje rehabilitador

Dra. María Lluisa Torrent Bertran et al. · Rehabilitación · 28/09/16
Introducción
Objetivos

La vía nerviosa responsable de la motilidad facial se inicia a nivel de la corteza cerebral y finaliza en las placas motoras de los músculos de la expresión facial. Las lesiones producidas en algún punto de este trayecto provocarán una parálisis facial.

La parálisis será central o supranuclear cuando la alteración se halle entre la corteza cerebral y el núcleo del nervio facial a nivel de protuberancia. Clínicamente existirá  preservación  del músculo frontal pues posee inervación bilateral, y  una discrepancia notable entre la afectación de los movimientos faciales volitivos y emocionales. Además acostumbra a asociarse a otras alteraciones de estructuras del SNC.

Nos referiremos a una parálisis facial periférica cuando la lesión se halla entre el núcleo del nervio facial y la placa motora de los músculos faciales, en este caso existirá  parálisis de los músculos faciales de un lado de la cara, que puede ir acompañada de alteraciones de la  secreción lagrimal y salival, y de la sensibilidad gustativa o hiperacusia, dependiendo del trayecto lesionado del nervio.

Nuestro trabajo se centrará en el diagnóstico y tratamiento de la parálisis facial periférica.

La parálisis facial periférica idiopática tiene una incidencia entre el  30-40:100.000  individuos en la población general, con una recuperación espontánea: 70% de los casos. 

Sin embargo, en un 30% de los casos presentará algún tipo de secuela, que puede ser desde muy leve hasta serios trastornos funcionales y psicológicos, pudiendo acabar en discapacidad (40% depresión leve y 25% depresión mayor). La dificultad para sonreír, para comer y beber por déficit de oclusión bucal completa, especialmente con la ingesta de líquido, dificultad en la pronunciación, especialmente en sonidos bilabiales puede dar lugar al aislamiento social. 

El tratamiento de la parálisis facial periférica debe realizarse mediante un equipo multidisciplinar, para dar al paciente todas las posibilidades terapéuticas al alcance. 

El tratamiento rehabilitador actuará a nivel funcional y en los aspectos psicológicos y psicosociales, ya que restaura la función y la expresión lo máximo posible, mejora la autoestima, la calidad de vida y la salud en general del paciente afecto de parálisis facial.

Sin embargo, ningún método será capaz de restaurar totalmente la expresión normal.

Al finalizar el curso el alumno debe:

  • Conocer las causar más frecuentes de la parálisis facial.
  • Conocer la anatomía del nervio facial y las repercusiones clínicas según la localización de la lesión.
  • Tener capacidad para realizar un examen clínico de un paciente con parálisis facial periférica: exploración, estudios complementarios y test de validación.
  • Conocer las pautas de tratamiento RHB y cómo se aplican (RNM y TB).
  • Conocer las técnicas quirúrgicas posibles y el tratamiento rehabilitador que llevan asociadas.

"4Doctors es un recurso indispensable para cualquier médico especialista"

— Dr. García Fernández   Cardiólogo especialista en imagen cardiaca