Parto de nalgas por vía vaginal

17/11/2017

La presentación de nalgas, también denominada presentación pelviana o presentación podálica se presenta, de forma global, en el 3-4% de todas las gestaciones a término (a partir de la semana 37), variando su incidencia en función de las semanas de gestación, siendo más frecuente cuanto más temprana sea la edad gestacional.

Existen diversas causas que puede generar una presentación de nalgas, como son factores del propio feto (su edad gestacional, su peso, si se trata de gestaciones múltiples, si el feto presenta alguna anomalía o existen antecedentes previos), factores de la madre (malformaciones uterinas, alteraciones en la pelvis o multiparidad) y, finalmente, factores relacionados con la placenta (cordón umbilical corto, una mala posición de la placenta o alteraciones en la cantidad de líquido amniótico).

Los principales tipos de presentación de nalgas son, por su frecuencia de aparición, en primer lugar, las denominadas nalgas puras, donde el feto, a la hora de situarse en el canal del parto, presenta, únicamente, la zona de las nalgas. En segundo lugar, tendríamos las nalgas completas, donde, además de las nalgas, el feto presenta parte de sus miembros inferiores. Finalmente, las nalgas incompletas, que suponen la presentación primero de los miembros inferiores, en todo o en parte de los mismos, siendo por frecuencia, la tercera posibilidad.

A la hora de diagnosticar una presentación de nalgas, en cualquiera de sus variantes, la ecografía es la herramienta imprescindible, no sólo para establecer su presencia, sino también la posición de la cabeza del feto, que será determinante a la hora de plantear la posibilidad de finalizar la gestación por vía vaginal.

¿Cuándo podemos optar a finalizar el parto de nalgas por vía vaginal? Antes de contestar a esta pregunta debemos de tener cierta perspectiva histórica de lo que ha ocurrido en los últimos años.

En el año 2000, a raíz de varios trabajos publicados se concluyó que se debía realizar, de forma sistemática, una cesárea ante cualquier tipo de presentación de nalgas y en cualquier circunstancia. Esta práctica clínica se generalizó rápidamente. En el año 2006 se publicaron varios estudios de peso que ponían en duda las conclusiones del estudio, por lo que a partir de ese año las diferentes sociedades científicas modificaron sus guías de práctica clínica, incluyendo el parto por vía vaginal como una opción razonable en hospitales con protocolos específicos, personal entrenado y gestantes seleccionadas.

Respondiendo a la pregunta planteada, los criterios se deben de aplicar para poder plantearse un parto de nalgas por vía vaginal a partir de la semana 36 son los siguientes. Es importante señalar que ni el número de partos previo ni la edad materna son criterios excluyentes.

Dichos criterios son:

  • No contraindicaciones para el parto por vía vaginal (placenta previa, malformación fetal grave).
  • El peso fetal superior a los 2800 gr. e inferior a 4000 gr.
  • Actitud de la cabeza. Es el factor determinante. La hiperextensión de la misma, determina la contraindicación absoluta debido al riesgo de lesión medular fetal que se puede producir durante el parto.
  • Presentación de nalgas puras o completas (contraindicado en incompletas).
  • Personal entrenado.

El parto de nalgas debe de desarrollarse de manera espontánea tanto al inicio como durante la conducción del mismo para asegurar los mejores resultados perinatales.

En el caso de indicar una inducción en una presentación de nalgas, hay que valorar de forma individualizada las características de la futura madre.

En los casos de bolsa rota se recomienda restringir la inducción de la misma a la modalidad de nalgas puras.