Introducción

En la actualidad, la presencia de sintomatología negativa o el predominio de síntomas negativos en un paciente con diagnóstico de esquizofrenia aparecen en un 50-90% de los pacientes al inicio de la enfermedad. Alrededor del 40% presenta síntomas negativos primarios y persistentes tras un primer episodio psicótico. Diversos estudios longitudinales han sugerido que esta sintomatología tiende a persistir y permanecer más estable que la sintomatología positiva a medida que evoluciona la enfermedad.

A continuación, presentamos un caso clínico de esquizofrenia en el que, tras presentar un primer (y único) episodio psicótico, a lo largo de su evolución aparece una predominancia de sintomatología negativa que se superpone a la sintomatología positiva, que remite de una forma completa en la fase de estabilización de la enfermedad.

 
Dra. Mezquida Ver perfil
 

Contenidos relacionados