La relación entre cáncer y corazón ocurre a diferentes niveles. No sólo comparten factores de riesgo, sino que los tratamientos del cáncer tienen efectos secundarios graves en el sistema cardiovascular, comportándose como un nuevo factor de riesgo.

En los últimos 20 años, los avances en el diagnóstico precoz y tratamiento han permitido reducir hasta un 20% la mortalidad por cáncer y actualmente el 60% de los adultos con este diagnóstico tiene una supervivencia media de 5 años. Sin embargo, el aumento de largos supervivientes ha puesto de manifiesto toxicidades cardiovasculares a las que se prestaba poca atención hace años.

La complejidad actual de los tratamientos oncológicos exige contar con equipos multidisciplinares de forma que cada paciente reciba el mejor tratamiento oncológico posible, con el mínimo número de complicaciones. Por ese motivo es imprescindible potenciar la formación de cardiólogos, oncólogos y hematólogo en esta nueva disciplina: Cardio-Oncología

Contenidos relacionados