Fue necesario para el hombre producir una ciencia de lo psíquico, el psicoanálisis, que da cuenta de las leyes generales del funcionamiento mental. Si bien nadie se atreve a opinar de matemáticas o de física cuántica cuando no es un estudioso de esa materia, hay una tendencia a opinar sobre el funcionamiento del psiquismo sin tener ninguna formación para ello.

A este respecto hay una conocida anécdota: una mujer joven se presentó para ocupar el puesto de institutriz de una familia adinerada para hacerse cargo de la educación de sus hijos; cuando le preguntaron por su experiencia contestó: «¡Naturalmente! También yo he sido niña alguna vez». Esta anécdota ilustra una creencia general: pensamos que por padecer miedo, amor, celos, envidia, etc., sabemos algo sobre nuestro psiquismo, pero no es cierto: somos completamente ciegos a por qué envidiamos, celamos, amamos o tememos.

Para dar cuenta de todos estos procesos, es necesaria una formación específica o, al menos, unos conceptos básicos en esa formación. Algunos de ellos los irán adquiriendo en este curso.

Contenidos relacionados