El dolor de rodilla es un motivo frecuente de consulta en Atención Primaria y en los servicios de urgencias, se estima que hasta el 20% de la población adulta presenta dolor de rodilla en algún momento de su vida. La importancia del mismo no sólo viene determinada por el dolor y otros síntomas acompañantes que presenta el paciente, sino por la limitación que puede provocar tanto para las actividades básicas habituales, como para la realización de actividades deportivas y de ocio.

Debido a la complejidad de la articulación de la rodilla y a la variabilidad de entidades clínicas causantes de dolor de rodilla, muchos clínicos tienen dificultad para valorar este tipo de dolor y tienen dudas respecto de los estudios que deben realizar y gran parte de las consultas finalizan con la solicitud de una radiografía simple, que sólo en escasas ocasiones aporta datos relevantes.

Más del 80% de los procesos dolorosos de la rodilla se pueden manejar adecuadamente tras una correcta anamnesis y una exploración física sistemática adecuada de la rodilla, sólo en un pequeño porcentaje de casos será necesario solicitar pruebas complementarias o realizar una interconsulta a atención especializada.

En este curso se destaca de forma especial la importancia de la historia clínica y la exploración física como piedras angulares del diagnóstico inicial del dolor de rodilla y consecuentemente en la actitud terapéutica.

Contenidos relacionados