La patología dermatológica es un motivo frecuente de consulta en Atención Primaria. Se estima que entre el 6% y el 20% de los motivos de consulta se deben a la presencia de lesiones cutáneas. También ocupa uno de los primeros lugares entre las derivaciones a atención especializada y, en muchas ocasiones, son enfermedades susceptibles de ser diagnosticadas y tratadas en Atención Primaria. Otras veces, se trata de patología benigna que no precisa tratamiento y los médicos de familia, puerta de entrada al sistema sanitario, debemos explicarlo así al paciente que demande una solución por motivos estéticos.

La patología cutánea rara vez compromete la vida del paciente, pero puede generar dificultades en las relaciones sociales e incluso interferir en la actividad laboral. La capacitación de los médicos de familia para realizar un correcto diagnóstico, tratamiento y seguimiento de las patologías dermatológicas más frecuentes, puede contribuir a mejorar la calidad de la asistencia que reciben estos pacientes.

Contenidos relacionados