En la consulta del médico de Atención Primaria se nos presentan con bastante frecuencia pacientes con alteraciones de las pruebas de función hepática. La mayoría de las veces van a ser pacientes asintomáticos, en los que encontramos estas alteraciones en un análisis de rutina, solicitado en revisiones de empresa o bien pacientes a los que solicitamos una analítica general por síntomas banales o inespecíficos.

Mediante el presente curso vamos a revisar las distintas patologías que pueden padecer nuestros pacientes cuando se nos presentan en consulta con alteraciones en las pruebas de función hepática.

Abordaremos también cual debe ser la mejor estrategia coste-efectiva de investigación de la patología que nos ocupa para evitar una evaluación muy extensa que puede ser cara, provocar ansiedad y llevar a pruebas invasivas que pueden ser innecesarias.

Contenidos relacionados