Entre los individuos con mayor probabilidad de sufrir un daño por su mayor vulnerabilidad se encuentran las personas mayores, aquellas con algún tipo de dependencia o discapacidad, los enfermos con pluripatología y los polimedicados. Estos son también los grupos de personas más frecuentemente atendidos en los centros sociosanitarios.

La seguridad del paciente, o el intento consciente de evitar lesiones al paciente causadas por la asistencia, es un componente esencial de la Calidad Asistencial. Sin embargo, solo al inicio del presente milenio, la Seguridad del Paciente ha comenzado a considerarse una cuestión primordial en la práctica sanitaria.

La cultura de seguridad es una cultura no punitiva en la que existe un compromiso de los individuos y organizaciones con la seguridad, y por tanto, con la aplicación de las mejores prácticas y estándares. El gran objetivo de la seguridad del paciente es reducir el daño y secundariamente reducir el error.

Según el Estudio EARCAS, los eventos adversos más frecuentes en los centros sociosanitarios están relacionados con los cuidados proporcionados a los pacientes y con los errores de medicación.

En el presente curso analizamos el uso de sujeciones físicas y químicas, el manejo de las caídas en pacientes mayores y los problemas relacionados con la medicación.

Contenidos relacionados