Las varices afectan a aproximadamente el 25-30% de la población adulta femenina en los países occidentales y entre el 10 y el 40% de los hombres. (GPC CEF; 2015).

Las manifestaciones de la patología venosa de los miembros inferiores pueden variar desde sintomatología aislada sin asociarse a hallazgos clínicos, pasando por alteraciones con compromiso estético, hasta la aparición de lesiones (trastornos tróficos venosos y úlcera venosa) que pueden llegar a ser invalidantes. Se trata de un trastorno crónico que consume una importante cantidad de recursos sanitarios y es causa frecuente de consulta. El mejor abordaje es el multidisciplinario, englobando a diversos profesionales sanitarios y especialistas, los cuales deben tener una sólida formación y estar actualizados en los diferentes enfoques diagnósticos y terapéuticos.

Contenidos relacionados