El asma es una enfermedad crónica de distribución mundial. Se conoce que su prevalencia varía de unas a otras zonas geográficas desde el 1-16% de la población (ISAAC 2009).  Se ha evidenciado que las diferencias, entre prevalencias de asma en edad pediátrica, entre distintos países han disminuido, aumentando en regiones donde la prevalencia era baja. (ISAAC 2007). La evolución de los pacientes con asma hará distinto su abordaje terapéutico (GINA 2016).

El asma es la enfermedad crónica más frecuente en la población pediátrica. Por ello es esencial que el pediatra tenga un elevado nivel de conocimientos acerca de esta patología. El asma no es una enfermedad nueva, venía ya descrita en textos de la antigüedad.

En los últimos años los avances científicos han favorecido el desarrollo de novedades en el manejo y el tratamiento del asma. Se han dado novedades como el concepto del asma como una enfermedad dinámica en su clasificación introduciendo el concepto de control de la enfermedad, el papel de la microbiota o la clasificación por fenotipos o endofenotipos. Las últimas investigaciones en la identificación de endofenotipos o endotipos, está encaminada a poder escoger el mejor tratamiento en función del mecanismo fisiopatológico del asma y poder llegar a individualizar el tratamiento.  También la incorporación de nuevas moléculas y dispositivos de administración de terapias inhaladas, ha cambiado la evolución de estos pacientes, especialmente de aquellos afectos de asma grave de difícil control.

Es básico el correcto diagnóstico del asma y su clasificación para realizar un adecuado manejo e instaurar el mejor tratamiento para su gravedad o en función de su fenotipo de asma. El diagnóstico nos permitirá orientar cómo podría evolucionar e informar a la familia.

La familia y el paciente deben saber que tiene asma y qué es el asma. Es el primer paso para poder entender los tratamientos que les vamos a prescribir. Es imprescindible aprender cómo enseñar el asma a los pacientes y sus familias. No hay que olvidar que la primera causa de falta de control de la enfermedad es la falta de cumplimiento, adherencia o concordancia del tratamiento. Esta realidad debería posicionar la educación en asma como una prioridad.

El asma es una patología que requiere de una atención coordinada por todos los profesionales de enfermería y pediatría. De hecho, debe estar implicado en su cuidado cualquier profesional sanitario, profesionales de la escuela y los familiares que vayan a tener cura del paciente asmático.

Este curso pretende ser una herramienta práctica y actualizada de los conocimientos actuales sobre el asma y su manejo en el día a día, así como los estudios publicados que no forman, aún, parte de nuestra práctica clínica habitual.

Contenidos relacionados