A pesar de los avances sanitarios y sociales de las últimas décadas, la tuberculosis continúa siendo una enfermedad infecciosa a la que nos podemos enfrentar en nuestro medio en cualquier momento, incluido en edad pediátrica. Las manifestaciones iniciales de presentación, así como las formas clínicas pueden diferir de las habituales en adultos. Además, en niños hay que tener en cuenta las connotaciones especiales a la hora de realizar e interpretar las pruebas complementarias, así como en el diseño de los tratamientos y medidas preventivas.

Recientemente, se han publicado varias guías de consenso por grupos de expertos internacionales para el manejo de esta patología tanto en adultos como en niños, por lo que merece la pena una puesta al día, a través de un curso ágil, soportado por iconografía variada, que ayude al alumno a asimilar todos los conocimientos básicos para un manejo actualizado de esta enfermedad.

Contenidos relacionados