El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno neuropsiquiátrico crónico y discapacitante que se caracteriza por la presencia de obsesiones (pensamientos, imágenes o impulsos intrusos y reiterativos que generan malestar) y/o compulsiones (comportamientos ritualizados o actos mentales dirigidos a neutralizar la ansiedad inducida por las obsesiones). Se trata de un trastorno prevalente que puede generar una grave afectación funcional para el paciente.

A pesar del uso de tratamientos gold standard para el TOC, se estima que el 30-40% de los casos no responderá satisfactoriamente y el 10% se mantendrá refractario a cualquier tipo de abordaje terapéutico. Conocer los correlatos neurobiológicos y los aspectos psicológicos que subyacen al TOC resulta fundamental para conocer los mecanismos que generan y mantienen las obsesiones, así como para desarrollar herramientas terapéuticas eficaces.

Contenidos relacionados