El aumento de la presión arterial (PA) se asocia con un aumento en el riesgo de desarrollar complicaciones cardiovasculares, incluyendo la angina, el infarto de miocardio, el ictus, o la enfermedad arterial periférica, entre otros.

Contenidos relacionados