Tratamiento del síndrome antifosfolípido

20 de enero de 2021 |
Escrito por:
[ ESPECIALIDADES ]

Artículos relacionados

¿Te ha gustado el artículo? Aquí tienes artículos similares para que puedas seguir informándote

¿Conoces que son los trastornos de ansiedad? Te lo explicamos

Descripción general de los trastornos de ansiedad Los trastornos de ansiedad son los que comparten características de miedo y ansiedad excesivos, así como alteraciones conductuales asociadas. El miedo es una reacción emocional a una amenaza inminente, real o imaginaria, mientras que la...

Seguir Leyendo

10 recursos imprescindibles para nutricionistas y nutriólogos

Recursos para nutricionistas y nutriólogos 4Doctors es un ecosistema digital que trata de complementar la práctica diaria del profesional sanitario.  Su portal, cuenta con multitud de recursos de diferentes especialidades, tanto de open source como recursos propios creados por profesionales...

Seguir Leyendo

¿Qué son los trastornos del neurodesarrollo? Descripción y tipos

Trastornos del neurodesarrollo Los trastornos del neurodesarrollo son un grupo de afecciones con inicio en el período del desarrollo. A menudo se manifiestan antes de que el niño empiece la escuela primaria y se caracterizan por un déficit del desarrollo que produce deficiencia del...

Seguir Leyendo

Tratamiento del síndrome antifosfolípido


El síndrome antifosfolípido (SAF) es una trombofilia de origen autoinmune definida por la existencia de manifestaciones clínicas trombóticas (trombosis arteriales, venosas o de pequeño vaso) y/o morbilidad obstétrica (abortos de repetición, muerte fetal o prematuridad debida a preeclampsia), junto con la presencia de anticuerpos antifosfolípidos (AFL): anticoagulante lúpico (AL), anticuerpos anticardiolipina (aCL) tipo IgG o IgM y/o anticuerpos anti-B2 glicoproteina I (anti B2 GPL) IgG o IgM), a títulos significativos y repetidos, con dos determinaciones positivas separadas 12 semanas, de acuerdo con los criterios de clasificación de Sydney 2006.

Además, en el SAF pueden aparecer otras manifestaciones no incluidas en los criterios de clasificación, como cutáneas, valvulares cardíacas, renales, del sistema nervioso central o hematológicas como trombopenia y anemia hemolítica.

Por otra parte, existe una población de personas asintomáticas portadoras de AFL que se encuentran en situación de riesgo aumentada de desarrollar el síndrome en determinadas circunstancias como intervenciones quirúrgicas, inmovilización o gestación.

Por tanto, el espectro clínico del SAF es amplio y no pueden indicarse recomendaciones de tratamiento universal, sino que deben establecerse recomendaciones distintas para los diferentes subgrupos de pacientes.

 

Déjanos un comentario

¿Te ha gustado el artículo? Déjanos tus comentarios aquí abajo

Deja una respuesta