Introducción

El objetivo del tratamiento de la fibrilación auricular (FA) en cualquiera de sus formas de presentación es doble. Por un lado, busca eliminar los síntomas y, por otro, reducir las complicaciones derivadas de la arritmia.

Los síntomas derivados de la FA pueden ser múltiples y variados (palpitaciones, disnea, astenia, mareos, opresión precordial, etc) y son capaces de provocar una reducción significativa en la calidad de vida. Las complicaciones de la FA también son potencialmente graves. La presencia de FA dobla la tasa de mortalidad, independientemente de otros predictores conocidos de mortalidad. Además, está asociada a un riesgo aumentado de ictus y otros episodios tromboembólicos, insuficiencia cardiaca, hospitalizaciones y disfunción ventricular izquierda.

Teniendo en cuenta que los resultados de la ablación son más favorables en la FA paroxística que en la persistente, analizaremos los resultados en ambos contextos por separado.

 
Dr. Castellanos MartínezVer perfil
 

Contenidos relacionados