Introducción

Los avances en la detección precoz y el tratamiento del cáncer han aumentado de forma significativa la supervivencia. En algunos casos, como en el cáncer de mama precoz, cercana al 90% a 5 años. Este aumento en la supervivencia ha puesto de manifiesto la relevancia de secuelas físicas, psicológicas o cognitivas a las que se había prestado poca atención, y que llegan a afectar a casi un 50% de los supervivientes de cáncer.

Nos hemos preocupado de ganar años de vida potenciando estrategias de diagnóstico y tratamiento precoz del cáncer, pero también es necesario ganar calidad de vida para esos años. Desde el punto de vista cardiovascular algunos tratamientos oncológicos presentan efectos secundarios cardiovasculares graves, que provocan interrupciones del tratamiento y reducen las opciones terapéuticas. El tratamiento oncológico triplica el riesgo de eventos cardiacos a medio y largo plazo, y está considerado como un factor de riesgo de insuficiencia cardiaca.

Dra. López FernándezVer perfil

Contenidos relacionados