Introducción

La prevalencia de los tatuajes ha aumentado de forma exponencial durante el inicio del siglo XXI. Durante estos últimos años, se ha incrementado especialmente su popularidad, aceptándose como una conducta normal, una forma de expresarse o tendencia habitual entre muchos jóvenes de todas las clases sociales de toda la comunidad europea.

Muchas de las personas que se tatúan también desconocen sus efectos secundarios.  Entre los que se pueden encontrar las infecciones, alergias, cicatrices e intolerancias con el sol. El contenido de carcinógenos en la tinta y la consecuencia de su eliminación mediante láser están actualmente en estudio. El arrepentimiento también es muy frecuente, muchas veces para ser substituido por otro tatuaje conocido genéricamente como “cover”.

 
Dr. Serena SánchezVer perfil
 

Contenidos relacionados