Introducción

La práctica de la Medicina Estética es, al igual que la de otras disciplinas médicas,  una actividad exigente y en continuo cambio. La evolución de los materiales, de las técnicas y de los propios pacientes hacen cada vez más necesario recurrir a herramientas de diagnóstico objetivas y precisas que puedan dar solución a estas nuevas demandas.

Si bien hasta hace no muchos años el Diagnóstico por Imagen ofrecía pocas respuestas al médico estético, esta situación ha cambiado con el desarrollo paralelo de ambas especialidades. Actualmente son varias las situaciones planteadas en el día a día de la consulta que pueden hacer necesario recurrir a la imagen, ya sea antes del tratamiento, durante o posteriormente.

En el presente texto se expone la utilidad de las diferentes modalidades de imagen en la práctica de la Medicina Estética y su aplicación en distintas indicaciones clínicas, ilustrado mediante casos reales.

 
Dra. Soteras RouraVer perfil
 

Contenidos relacionados