Introducción

El rejuvenecimiento cutáneo mediante láser ablativo, conocido en el lenguaje médico anglosajón como resurfacing, consiste en eliminar la epidermis y las capas más superficiales de la dermis, para conseguir mediante la reepitalización del tejido, una piel más tersa y joven.

Los diferentes tipos de peelings químicos y la dermoabrasión nos han demostrado el comportamiento intrínseco de la piel y el manejo de la curación de la consecuente herida. El desarrollo del láser de dióxido de carbono alrededor de los 1970s y la aparición del láser de Erbium: YAG, unos años más tarde, aportó una nueva técnica muy precisa y eficaz para rejuvenecer la piel, eliminar las lesiones cutáneas y disimular las cicatrices.

 
Dr. Serena SánchezVer perfil
 

Contenidos relacionados