Introducción

La esquizofrenia es una enfermedad compleja y heterogénea. Este hecho se manifiesta en las dificultades para establecer una única definición etiológica, realizar el diagnóstico, predecir la evolución y decidir la mejor opción terapéutica. El tratamiento óptimo debe basarse en un diseño adaptado a las características de la persona, a la fase evolutiva de su enfermedad y a los recursos presentes en su contexto social y familiar. Una evaluación correcta y adaptada a la fase de la enfermedad, puede facilitar una mejor caracterización de la persona.

 
Dr. Bernardo ArroyoVer perfil
 

Contenidos relacionados